Heladas y vinos en Toro

Por el tono de su voz era evidente que esa manera de suplicar solía darle resultado, pero esta vez el camarero sólo se acercó con la bandeja bajo el brazo y le dijo: «Pasa adentro».El