En las montañas de Sanabria, junto al lago, hay un pueblo de edificios blancos. Se trata de Ribadelago Nuevo, un pueblo que Franco mandó construir de la noche a la mañana tras derrumbarse la presa de la Vega de Tera y arrasar todo el pueblo.

Artículo Anterior

La Plataforma por el Futuro de la Montaña Central Leonesa hace visible su lucha en una mesa informativa este sábado

Artículo Siguiente

Leonesismo hoy y aquí, por Iglesias Carreño

Deja un Comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *