Krüger, el alemán que redescubrió la lengua leonesa