Los Bolos Maragatos

El juego de los bolos maragatos, es un deporte tradicional practicado en la Maragatería desde hace siglos.

En la actualidad y en la mayoría de los pueblos de esta comarca (una de las de mayor índice de emigración de España) este juego ha decaído de manera alarmante, aunque actualmente las nuevas generaciones luchan por su conservación.

El ayuntamiento de Val de San Lorenzo en colaboración con Guillermo Lozano (licenciado en educación física) y un grupo de colaboradores, se propusieron ya en el año 1985 sentar las bases y reglamentación de lo que se conoce como «bolos maragatos», un tipo de juego tradicional practicado desde siempre en todos los pueblos del entorno, pero con diferencias sustanciales entre valles. Por ello, en la fecha citada anteriormente, se decide usar como «oficial» la variante de Val de San Lorenzo, aunque cada valle tiene sus peculiaridades y todas son practicadas actualmente.

El juego consiste en enfrentar a dos equipos de tres jugadores. El objetivo de cada equipo es el de conseguir hacer ocho juegos (normalmente) de los cuales se compone la partida. Cada juego consta de cincuenta y dos tantos, o del que mayor tanteo haga en la tirada; depende de la modalidad.

Futuro esperanzador

A comienzos del nuevo milenio, nadie hubiera apostado un euro por la conservación de este deporte autóctono, pero desde hace pocos años diversas asociaciones luchan en contra de su desaparición, como por ejemplo el «Club deportivo de Bolos Maragatos«, el cual tiene una liga propia y pretende fomentar su uso entre los más peques incluso llevándolo al colegio.

NOTA: Recordamos que la variante más usada puede ser la de Val de San Lorenzo, pero existen muchas otras variaciones de normas, tanteos, campos, piezas, piedras etc en toda la Maragatería.

Descarga las reglas de los bolos maragatos (variante de Val de San Lorenzo)

Fotos: Club deportivo de Bolos Maragatos. Texto y archivos: Ayuntamiento de Val de San Lorenzo

Comparte!

Artículo Anterior

El Rey Alfonso X el sabio de León y de Castilla

Artículo Siguiente

Las maseiras y el pan de Aliste

Deja un Comentario!