El mastín Leonés

La Raza canina más grande de España

Si pensamos en un perro autóctono de la región leonesa, en seguida se nos viene a la mente el Mastín Leonés

Su Origen

El origen de esta raza es leonés, y proviene de una variedad de Mastín tibetano, una raza que al parecer introdujeron en la península los Celtas y Fenicios cruzándolos con razas locales. De la unión de estos antiguos canes desciende el Mastín leonés tal como lo conocemos ahora.

Mastín Tibetano
Mastín Leonés

Su Historia

En tierra de lobos, el mastín leonés ha sido empleado para la guarda del ganado especialmente ovejas y vacas, desde tiempos inmemoriales.
Hasta hace bien poco, no había una familia ganadera que se precie que no tuviera mínimo un buen par de mastines leoneses que velaran por el terreno y sus animales.

Mastín Leonés con "Carlancas", un tipo de collar con pinchos para protegerse de las fauces del lobo

El mastín leonés no sólo ha sido perro guardián, sino que desempeñó el papel de pastor trashumante por todo el país a través de cañadas reales que lo cruzan de norte a sur.

Mastín Leonés cuidando un rebaño de ovejas

Características de la Raza

Musculoso, Resistente, Fuerte

Mastín Leonés

De pelaje liso y tupido, es una de las razas que mejor tolera el frío. Tiene un carácter noble y muy cariñoso con la familia, pero arisco y resolutivo con los extraños. Un sólo ladrido del mastín leonés bastará para alejar de la propiedad a los curiosos y alimañas y poner a salvo a los suyos. Y es que sus 100kg de adulto unido a su ladrido grave y potente imponen a cualquiera. 
El crecimiento de la raza suele ser lento, y adquiere su máximo peso entre el primer y segundo año de vida.
La actividad física recomendada para esta raza es Alta

  • TAMAÑO: Gigante
  • ALTURA: Entre 70 y 80 cm
  • PESO ADULTO: Entre 45 y 100 kg
  • ESPERANZA DE VIDA: 12-14 Años

Para Saber Más:

Comparte!

Artículo Anterior

Salamanca, un viaje extraordinario

Artículo Siguiente

Rionor – «Infraestructuras clave para la cohesión territorial»