Entrevista a «Tsacianiegas»

«Tsacianiegas», es un grupo folclórico del valle de Laciana, formado por las hermanas Raquel y Laura, y que lleva ya varios años trabajando por la expansión y recuperación de la música tradicional del occidente leonés.

¿Cómo surgió Tsacianiegas? ¿Desde cuándo lleváis en esto?

Raquel: Tsacianiegas surge en 2008, tras la actuación de ambas cantando la
boda vaqueira en el Mercáu Tsacianiegu en San Miguel de Laciana. Inicialmente
iba ser Laura la encargada de tocar y cantar, ya que yo por aquel entonces no
tocaba el pandeiru, y cantar lo hacía tímidamente y en grupo. Me insistió en que la
acompañara, aunque fuera solamente cantando ya que, tradicionalmente, eran
varias las amigas de la novia que se encargaban de este cometido, así que al final
acabé cediendo. El nombre “Tsacianiegas” lo adoptamos un tiempo después,
pensando cómo identificarnos para crear una página de Facebook, y pensamos que
era una buena opción para denominarnos.
 
Laura: En realidad llevamos en este ámbito desde muy pequeñas, en mi caso
desde los 3 años y Raquel desde los 5. Empezamos bailando por iniciativa de
nuestros padres, formando parte de un grupo de baile, y unos años más tarde, con
8 aproximadamente, yo prioricé tocar el pandeiru y cantar, aunque por supuesto
sigo bailando.

¿Cuántas canciones crees que hay en vuestro repertorio?

Laura: Si nos pusiéramos a hacer un recuento, tendríamos alguna que otra
decena de canciones. En alguna ocasión, nos han planteado hacer actuaciones de
una hora aproximadamente y tendemos a pensar que no la vamos a poder
completar. Cuando nos queremos dar cuenta, tenemos tanto material, que tenemos
que empezar a recortar.

En vuestro repertorio, hay sitio para todas las canciones tradicionales de vuestra zona, pero.. ¿Alguna vez os ha dado por componer?

Raquel: Sí. En el año 2014 Héctor Álvarez Collado (gaitero del conocido grupo
folk “Tsuniegu”, que ya no está en activo) nos cedió una melodía de jota a la cual le
pusimos voz, toques de pandero y castañuelas y pasos de baile, adaptados al estilo
tradicional de la zona. Esta jota fue llamada “Xota de Samiguel de Tsaciana” o
Jota de San Miguel de Laciana, dedicada al pueblo que nos vio crecer, y con su
estribillo “Tsaciana de mieus amores, chévote dientru del alma” quisimos expresar
lo que echamos de menos nuestro Valle cada vez que nos tenemos que ir por
estudios o trabajo. Nos lanzamos a ello ya que pensamos que lo tradicional alguna
vez fue lo moderno, con la motivación particular de integrar una letra en patsuezu
para intentar que no se pierda. Componer siempre es una experiencia
enriquecedora.

Y hablando de jotas tradicionales, Raquel, si tuvieras que elegir tu favorita ¿Cuál sería? ¿Y la de Laura?

Laura: Esto es totalmente subjetivo y cambia con los años, como pasa en todos
los aspectos de la vida, pero creo que a medida que crezco me voy quedando más
con la esencia de las cosas, así que, actualmente, diría que la Jota de Lumajo. Solo
con percusión y voz considero que es capaz de transmitir las tradiciones y la forma
de ser de la gente de Laciana.

Raquel: La verdad es que es difícil elegir porque me gustan todas, pero si
tuviera que decir una, diría la Jota de Leitariegos, tanto por la melodía como por
el baile.

Me tiene maravillado vuestros pandeirus cuadraos, y además los lucís en casi todos vuestros vídeos… 

Raquel: Nos gusta acompañarnos del pandero porque consideramos que es una de las señas de identidad de nuestro folclore. Al fin y al cabo, la pandereta se toca
en toda la Península Ibérica y el “pandeiru cuadrau” es algo más peculiar, incluso en la forma de tocar, distinguiéndose de otros que se tocan con palo además de con
las manos.

Laura: Tenemos varios pandeiros, todos ellos hechos de manera artesanal, pero
nos gusta especialmente lucir los que están engalanados alrededor del marco, que
se usaban en días de celebración, y los que tienen pinturas plasmadas en el parche de piel, también siguiendo el estilo de algunos panderos antiguos conservados en Laciana.

El hecho de ser hermanas, tener esta pasión en común, y que además lo hagáis tan bien, no es algo que se vea todos los días, ¿Cuál es vuestro secreto?

Raquel: Lo primero de todo gracias por decir que lo hacemos bien. Intentamos
hacerlo lo mejor que sabemos y podemos.
¡Secreto ninguno! Te podría decir que son horas de ensayo, pero te estaría
mintiendo, teniendo en cuenta que llevamos casi 15 años sin vivir en la misma
ciudad. Desde que yo me fui a estudiar a León y Laura a Madrid, hemos estado
rotando por Asturias, el País Vasco, Valencia… y se hace muy complicado
coincidir.
Laura: Supongo que ayuda mucho el hecho de ser hermanas y haber compartido
esta afición desde niñas, aprendiendo de las mismas fuentes. La gente nos dice que
cuando cantamos juntas se aprecia mucha compenetración e incluso, a pesar de
que nuestras voces habladas no se parecen demasiado, a veces parece que canta
una sola.

¿Cómo ha afectado la pandemia a Tsacianiegas? ¿Habéis tenido que cancelar algún evento?

Raquel: Hemos de reconocer que para nosotras esto es una afición, no vivimos
de ello, y tenemos bastante ocupación con el trabajo y los estudios. Nos encantaría
tener una agenda repleta de eventos, pero no lo podemos asumir por tiempo, así
que no hemos tenido que cancelar demasiados planes. Ahora bien, el hecho de
residir en comunidades autónomas diferentes, con tantas restricciones de
movilidad y de aforo, inevitablemente ha supuesto un freno.

Laura: Por otro lado, creo que ha habido un creciente interés en la generación
de contenido audiovisual. En 2020 participamos en varios proyectos tratando de
dar protagonismo al dialecto de Laciana, el patsuezu, como: el programa “Invitation au voyage” del canal franco-alemán ARTE, el cual se emite en francés y alemán y se traduce a varios idiomas, como español, inglés o italiano, en su web; el proyecto “Son de León” de la Diputación de León y el Instituto Leonés de Cultura, que se puede encontrar en su canal de Youtube; o un “calecho virtual” promovido por el proyecto camminus del Ayuntamiento de Villablino. O sea que, en este sentido, ha sido un año productivo. Eso sí, no podemos evitar echar de
menos el gusanillo del directo, el contacto de la gente y participar en eventos
espontáneos como las “nueches en danza” de Asturias.

¿Qué planes tiene Tsacianiegas para un futuro próximo?

Laura: De momento tenemos un poco de incertidumbre hasta que pase la
pandemia y se pueda reanudar con cierta normalidad la actividad cultural, pero
nos gustaría poder grabar un CD. Llevamos muchos años con ganas de hacerlo, es
una manera de dejar plasmado todo el trabajo de estos años para que no se pierda
y poder dar respuesta cuando la gente nos pregunta si disponemos de algún CD de
Tsacianiegas. Hasta la actualidad solo hemos completado un CD, que se grabó en 2010, con cantares de boda tradicionales para ilustrar un libro recopilatorio,
“Colección de Cantares de Boda de Laciana, Babia y Alto Bierzo” de Piélago del
Moro, pero se agotaron los ejemplares hace un tiempo y no lo han reeditado. En
otras ocasiones hemos realizado colaboraciones en trabajos como “Carombu”, de
Xuacu Amieva y su grupo Dobra, traduciendo al patsuezu y cantando dos piezas
tradicionales, y “Varacundiu”, del grupo asturiano Los Collacios, en una versión
folk de la Xota de Samiguel de Tsaciana.

Raquel: A muy corto plazo saldrá a la luz un CD de pandero y pandereta que
compartimos con artistas de la provincia de León y que grabamos antes de la
pandemia, así que estamos esperando a tenerlo en nuestras manos como agua de
mayo. Además, próximamente participaremos en el programa “Con la música a
todas partes” de la televisión de Castilla y León.

Ha sido un placer Raquel y Laura, de lacianiego a lacianiegas gracias por vuestra música y os animo a seguir siempre con el mismo buen xeitu con el que dais voz a nuestra historia.

Raquel: Muchísimas gracias a ti por esta entrevista. Se agradece que los medios
se hagan eco de temas relacionados con la cultura y las tradiciones que contéis con
gente joven, que parece que muchas veces se asocia solo a la gente mayor.
Laura: Y muchas gracias por la labor de difusión. Este tipo de trabajos es
fundamental para que se divulgue nuestra cultura, de la que estamos tan
orgullosas, para intentar que no se pierda.
Comparte!

Artículo Anterior

La contratación en la hostelería de la Región cae un 85%

Artículo Siguiente

Los campaneros zamoranos se suman a la Revuelta de la España Vaciada

Deja un Comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.