La casa tradicional de Laciana

La tipología de la estructura nos recuerda pasados astures

Aunque en Laciana existen varias clases de casas tradicionales como por ejemplo las que tienen la cuadra en la parte inferior de la vivienda, las que contienen corredor, las «casonas» o las «cabanas», existió un tipo de vivienda que hizo a Laciana particularmente vistosa y única en la antigüedad. Hablamos de la casa tradicional tsacianiega (de Laciana) que tenía forma de «U» o semicircular. Lamentablemente tenemos que hablar en pasado, pues los últimos ejemplares se perdieron a mediados del siglo XX. 

Materiales

Se construían orientadas al sur en piedra natural, vigas de madera y cubierta vegetal, usando para ello paja o escobas.

Disposición

La vida social se hacía en la cocina alrededor del «llar» (cocina de leña en el suelo), por lo que era la estancia más importante y grande de la casa. De la cocina parten dos habitaciones, y en ella también se sitúa la entrada, la despensa y hasta el desagüe.
Separado por un muro estaban las cuadras, la «cubil» (piara) y almacenes.

En el «hueco» de la «U» está el patio delantero que solía ser de piedra, y en su centro se situaba el hórreo del que se abastecían los inquilinos. 

Maqueta de casa tradicional tsacianiega. (Foto de Juan Carlos Ponga)

Esta disposición estructural ofrecía una dispersión perfecta de las ventiscas invernales que azotan este valle de montaña, haciéndola más cálida. Además esta forma simplifica las tareas diarias haciendo que todo esté a mano.

Evolución

Existen casonas como la de Sierra Pambley  y otros ejemplos tanto en Laciana como en Omaña que, aunque no sea la arcaica tipología que nos ocupa, se aproximan a lo que podríamos denominar «casa típica lacianiega». Se evolucionó a una versión en forma de «L» , se aumentó un piso y finalmente se usó pizarra en lugar de «teito» (tejado de paja)

Casa en Villager de Laciana. Fuente:FAM

En 3D para MINECRAFT

Modelo 3D para el popular juego MINECRAFT diseñado por Gabriel el Garcés. ¡Enhorabuena Gabriel!

Fuentes: Cuatro Valles, Turismo Valle de Laciana, Juan Carlos Ponga, Ayuntamiento de Villablino, FAM

Agradecimientos: Gabriel el Garcés

Comparte!

Artículo Anterior

Língua charra: Regionalismos de Tras-os-montes Vol. I y II

Artículo Siguiente

La leyenda de Pedro Mato